martes, 3 de mayo de 2011

"Desperdicio" de ayuda federal

Noticias de Yucatán

(aportación, ineficiencia, obras frenadas)

3 mayo 2011
Las autoridades no usan millones de pesos para Yucatán
 Empleados municipales trabajando en las calles de Umán. De acuerdo con  el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal, al municipio le corresponden  $13.5 millones federales, que aún no se utilizan
Empleados municipales trabajando en las calles de Umán. De acuerdo con el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal, al municipio le corresponden $13.5 millones federales, que aún no se utilizan Ver fotos(1)

Las decisiones administrativas y políticas del gobierno estatal siguen propiciando que no se aprovechen recursos federales, y que las comunidades del interior del Estado se queden sin los servicios básicos que pueden crearse con esos apoyos.

Proyectos de agua potable, calles, electrificación, drenaje, letrinas, alcantarillado, carreteras y otras más de urbanización municipal quedan sin realizarse por esa causa.

Datos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal (FAIS) muestran que hay una bolsa de millonarios recursos que no usan los ayuntamientos yucatecos. Esto afecta a familias de escasos recursos de las zonas urbana y rural, que son las destinatarias de ese apoyo.

Según se averiguó, el freno a que este dinero llegue a esas comunidades es la falta de un fideicomiso que debe crear el Ejecutivo estatal para captar esos fondos. Ni los alcaldes interesados en usar ese apoyo pueden hacerlo debido a la falta de este procedimiento.

Una de las ventajas del FAIS es el municipio respectivo recibe por adelantado el 25% del total de recursos anuales que le corresponden, a fin de que se puedan iniciar obras importantes. El resto del apoyo se otorga en administraciones mensuales.

Un ejemplo del desperdicio de esa ayuda federal es el municipio de Tizimín, al que este año le corresponden $52 millones. Ordinariamente le entregarían $5.2 millones mensuales, durante diez meses, pero gracias a un cambio en la norma respectiva se le pueden anticipar el 25% de ese monto ($18.2 millones), y cada mes recibiría $3.9 millones.

Con esas cantidades se pueden realizar obras importantes. Si esos recursos se complementan con aportaciones estatales o municipales entonces los proyectos pueden ser mayores.

Otro caso es Umán, municipio conurbado con Mérida. Le corresponden $13.5 millones, se le pueden adelantar $4.7 millones, y cada mes recibiría $1 millón.

Kanasín, que es otra localidad conurbada, recibiría $17 millones en total, se le anticiparían $6 millones y cobraría además $1.3 millones mensuales,

A Halachó se le asignó $16 millones, puede recibir $5.6 millones por adelantado, y otros $1.2 millones al mes. A Izamal le tocan las mismas cantidades.

A Motul se destinó $15 millones, le corresponde un anticipo de $5.2 millones y aportaciones mensuales de $1.1 millones. Peto tiene $26 millones, un adelanto de $9.3 millones y mensualidad de $1.9 millones.

Otro ejemplo es Progreso, al cual se le asignaron $9.8 millones, se le puede adelantar $3.4 millones y mensualidades de $740,000.

Los montos para cada municipio se establecen de acuerdo con datos socioeconómicos, como su número de habitantes. La lista de montos se publican en febrero, a fin de que los alcaldes los conozcan y puedan planear lo que harán con ellos.

Las reglas de operación del FAIS subrayan que todos esos recursos son para la población que está "en condiciones de rezago social y pobreza extrema"
.