sábado, 22 de diciembre de 2012

El nuevo tren, en 2014

Noticias de Yucatán ()


Primera gira del presidente Peña Nieto a Yucatán

El presidente Enrique Peña Nieto flanqueado por su esposa, Angélica Rivera Hurtado, y Sarita Blancarte Canto de Zapata, ayer en Palacio
Ese año empezará su construcción para unir a Yucatán y Q. Roo
En su primera visita a Yucatán como presidente de la República, Enrique Peña Nieto encabezó ayer elanuncio del proyecto del tren transpeninsular y la inauguración “plena” del Gran Museo del Mundo Maya.
El primer mandatario encabezó dos actos en esta ciudad: en Palacio de Gobierno y en el nuevo recinto cultural. La gira empezó poco después de las 16 horas y concluyó a las 7:45 de la noche.
En el primer evento se anunció que en septiembre u octubre del próximo año se emitirá la convocatoria para operar el tren transpeninsular Mérida-Punta Venado y los trabajos se iniciarán en el primer semestre de 2014.
En el Gran Museo Maya, Peña Nieto anunció que el Festival de la Cultura Maya se organizará cada año y servirá para darle un impulso turístico a Yucatán.
El Presidente llegó acompañado de su esposa, Angélica Rivera Hurtado, y uno de sus hijos, Alejandro Peña Pretelini.
También estuvieron en la gira presidencial tres secretarios de Estado: Gerardo Ruiz Esparza, de Comunicaciones y Transportes; el yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín, de la Reforma Agraria, y Claudia Ruiz-Massieu Salinas, de Turismo.

Saludo y foto en la plaza

"Gaviota, gaviota, una foto", pedían a Angélica Rivera

Muchas personas trataron de tomar fotografías a Enrique Peña Nieto, a pesar de la estricta seguridad
El presidente Enrique Peña Nieto rompió el protocolo a su llegada a Palacio de Gobierno y se dio tiempo para saludar a varios meridanos.
A las 16:20 horas, en medio de un amplio despliegue de seguridad comandado por el Estado Mayor Presidencial, un convoy de camionetas Suburban, Van, de la Policía Federal y del Ejército llegó a la calle 61 transitando en sentido contrario para estacionarse frente a la sede del Poder Ejecutivo.
Después de bajar de la camioneta que los transportaba, el Presidente y su esposa, Angélica Rivera, hicieron un breve recorrido de cuatro minutos por la Plaza Grande para saludar a varios simpatizantes que se encontraban en la acera ubicada frente a Palacio y a un costado de la Catedral.
“Peña, Peña”, “Gaviota, gaviota, una foto”, “Bienvenido, no hubo fin del mundo” eran los gritos que más se escuchaban de los meridanos y burócratas que acudieron a ver la llegada del primer mandatario, quien no caminó por la zona donde Ema Molina Canto hace una huelga de hambre para reclamar la custodia de sus hijos.
“Muchas gracias por venir”, decía Peña Nieto a los asistentes que se disputaban la oportunidad de estrechar la mano y fotografiarse con el ex gobernador del Estado de México, quien estaba fuertemente custodiado por elementos del Estado Mayor Presidencial.
Angélica Rivera también se dejó tomar algunas fotografías con jovencitas que presumían a sus amistades las gráficas con la primera dama del país.
Después del saludo a los meridanos, el Presidente ingresó a Palacio de Gobierno acompañado del gobernador Rolando Zapata Bello y su esposa, Sarita Blancarte Canto, para presidir la reunión sobre el proyecto del tren transpeninsular.
Entre los asistentes a la reunión en la sede del Poder Ejecutivo estuvieron el arzobispo, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, y los empresarios Roberto Abraham Mafud, Emilio Loret de Mola Gómory, Roberto Kelleher Vales, Luis Alberto Rivas Polanco, y alcaldes como el de Valladolid, Roger Alcocer García.
Todos los asistentes tenían que pasar un filtro de seguridad desde la esquina de la calle 62 con 61
Convierten la Plaza en búnker

Estrictas medidas de seguridad en la visita presidencial

Alrededor de 80 integrantes del Ejército, 30 agentes de la Policía Federal y 10 del Estados Mayor Presidencial, además de varias personas encubiertas como indigentes, se encargaron de vigilar.
Los efectos en el tránsito se empezaron a sentir desde las siete de la mañana, debido a que se cerraron con vallas los alrededores de la Plaza Grande y se restringió la circulación en dos cuadras a la redonda.
La Policía Municipal de Mérida desplegó a unos 60 agentes de tránsito.
Además, se cambió el derrotero de 30 rutas del transporte público, principalmente que cubren el norte y poniente de la ciudad.
Se suprimieron el paradero del turibús y las visitas guiadas a Palacio de Gobierno, la Catedral y el Macay.
No se permitió el acceso a Palacio de Gobierno y los encargados de los negocios se quejaron por la falta de ventas, debido a que se restringió el acceso a los peatones. “No es posible que cierren desde las 7 de la mañana y la visita sea hasta la tarde”, comentó Raúl Traconis.
Por la madrugada se informó que se revisaron las instalaciones de Palacio y la Plaza Grande, para descartar que hubiera explosivos.
Se revisaba a personas que parecían sospechosas y hubo casos en los cuales se revisaron bultos y morrales.
Se colocaron vallas sobre la 62 a partir de la calle 57, las calles fueron cerradas de manera paulatina dos cuadras a la redonda.
Por la mañana, se formaron largas filas de vehículos, lo que causó molestia a los guiadores.
Según el Estado Mayor Presidencial, en los actos públicos del Presidente participaron 800 elementos, entre efectivos del Ejército, Policía Federal, SSP, Estado Mayor presidencial y Policía Municipal.
Al mediodía el caos vial fue monumental por el cierre de calles y la gran cantidad de gente en el Centro por sus compras navideñas.La PMM, reportó que en el transcurso de la mañana hubo seis accidentes de tránsito, varios ocasionadoss por la desesperación de los guiadores por avanzar.-